Los problemas de Venezuela tienen muchos niveles, pero todos son impulsados por medidas y políticas socialistas aplicadas en los últimos 20 años por marxistas que ocupan la tiranía, criminales perpetrando un sistema criminal, que conspiran contra la República de Venezuela.

En este artículo, prestaremos atención a la situación cotidiana de la crisis actual por la que atraviesa este país y que muchos por ahí no saben que existe, o piensan que es una exageración, una mentira.

El país se encuentra en un colapso general en todos los niveles y, particularmente en términos económicos, este colapso no se debe a lo que afirman los “zurdopatas” (socialistas, marxistas, etc.) cuando se refieren al “bloqueo contra Venezuela”, que no es contra la ciudadanía y la República de Venezuela, sino contra los narcotraficantes marxistas delincuentes que ejercen el poder a sus anchas sin respetar leyes ni moral alguna, perpetrando así una sangrienta tiranía.

El problema económico se debe principalmente al hecho de que se ha reducido/mermado cualquier posibilidad y / o incentivo para generar riqueza, empleo, bienes y servicios para satisfacer la demanda que representa la gente para así, tener una economía saludable con personas con poder adquisitivo, como es siempre el caso en países donde este sistema abyecto (socialismo) se aplica.

Una cosa que enfatizo y recomiendo, por ejemplo, es que América Latina preste atención a lo que sucede y sucederá en México en cuanto a esto, con el marxista López Obrador, un adulador de Castro. Las personas que aún defienden este nefasto sistema eventualmente aprenderán, de una vez por todas, que todos los sistemas que surgen del marxismo no son más que una vil agenda de esclavitud, hambre, adoctrinamiento y miseria que hunde en la más abyecta y absoluta de las oscuridades a naciones enteras. La gente se extingue, mientras aquellos que ocupan posiciones de posiciones y perpetúan toda esta agenda, están en lo más alto como monarcas. Cualquier persona en todo el mundo ya puede ver lo que sucede aquí: la falta de medicamentos de los “programas sociales” del “gobierno” venezolano (tiranía marxista venzolana), la falta de alimentos, la falta de transporte, etc., Materias de las cuales hablaré. Le pido al mundo que atienda esto.

Como no hay actividad económica, las calles están desiertas. La basura se acumula por todos lados.

En Venezuela, los terratenientes y las industrias tenían (¡y tienen!) sus tierras y fábricas “expropiadas” en nombre de la “revolución”, a excepción de unas pocas como “Empresas Polar”, la cual ha sido afectada con estas medidas económicas hambreadoras y que aun así, es la que produce la mayor cantidad de alimentos en el país. Ha sido amenazada con ser “expropiada” en reiteradas ocasiones. En Venezuela, ¡fueron robados terratenientes y empresarios! Un ejemplo es lo que se hizo con la compañía Kellog’s de Corn Flakes entre el año pasado y éste: fue “nacionalizada” por la tiranía venezolana, sin ninguna compensación u otra ruta alternativa para esa compañía, que simplemente se retiró del país agitando las manos. Lo mismo sucedió en Cuba, con numerosas propiedades privadas para que la tiranía “revolucionaria” pudiera permanecer en el poder ampliando su dominio sobre la ciudadanía de la isla. Todas estas tierras e industrias que la tiranía robó bajo el pretexto de que las llevarían a “producir alimentos accesibles para la gente”, ya que “los terratenientes explotaban a los trabajadores”, hoy en día no producen absolutamente nada, estos terrenos están abandonados, no producen alimentos, en casos como el de la Kellog’s, existe una pírrica producción con una calidad extremadamente paupérrima y esto se puede ver en las calles del país, en los mercados y en el alto costo de los alimentos, lo que refleja el escaso suministro de bienes y servicios que necesitamos y eso, debido al principio que rige la economía mundial, es decir, el principio de oferta y demanda, el poder adquisitivo de Venezuela se ha visto afectado negativamente por la oferta muy limitada que existe en comparación con la demanda que representa la población (somos una población de aproximadamente 30,000,000 de venezolanos de los cuales han huido del socialismo unos 4,000,000 ya).

Hay un caso muy particular de un terrateniente llamado Franklin Brito, que fue despojado injustamente de su tierra y murió en una huelga de hambre el 30 de agosto de 2010 reclamando la devolución de su tierra, su propiedad. La tiranía no le prestó atención, lo dejó morir, y sus tierras, como mencioné antes, no producen absolutamente nada.

Las estaciones de servicio estatales están mayormente cerradas.

Aquí en la República de Venezuela, que es un país tropical, con un clima de eterna primavera y tierra muy fértil, se extrae el mejor cacao del planeta (utilizado en Suiza para hacer chocolate). Las tierras de cultivo son propicias para plantar y cosechar alimentos durante todo el año. Entonces, ¿por qué hay escasez de alimentos? ¡Ciertamente no porque “el imperio estadounidense nos está bloqueando”! Se trata de una mentira grosera, damas y caballeros: al igual que Brasil, Venezuela es uno de los pocos países del mundo que alberga una cantidad tan grande de recursos que, incluso rodeando sus fronteras con muros como la Gran Muralla China, aislándose del mundo, podría avanzar, sí, con estudio, trabajo duro ¡ y con capital! Además ¡Éste último no lo tenemos!

Actualmente, los alimentos que se pueden obtener son producidos por pequeños productores que, sin embargo, no pueden hacerlo de manera industrializada a gran escala con las mejores y más adecuadas condiciones, porque no hay lugares para ellos, porque el estado interviene, tomando gran parte de lo que producido para continuar robando y alimentando a la banda de gente perezosa que todavía cree en ellos, o para mantener sus “programas sociales” y así, no se genera riqueza: ¡esto es un asalto a la nación! Además, no hay seguridad nacional o legal para que algún empresario arriesgue tal inversión produciendo en estas escalas. Por cierto, no hay “empresarios” aquí, solo invierte la tiranía con dinero lavado.

Otra parte interesante aquí en Venezuela es el dinero, la moneda, las cuentas bancarias, etc.: Esto también es parte del problema económico que afecta al país.

Es sorprendente la cantidad de billetes que puede tener en la mano, billetes cuyo valor está por debajo del costo de producción, es decir, no excede la cantidad de dinero necesaria para imprimir sólo uno de ellos: el desperdicio proviene de la Casa de la Moneda. Sí, esa es la gravedad de la situación.

Esta es una panadería, que también pasa la mayor parte de su tiempo cerrada. Cuando se abre, se forman líneas de inmediato para comprar pan. Eso es de baja calidad y nunca es suficiente para todos. Cuando termina, se cierra de nuevo.

El patrón monetario actual es el del “Soberano Bolívar”, que entró en vigor el 20 de agosto de 2018. Antes teníamos el llamado “Bolívar Fuerte”, que entró en vigencia el 1 de enero de 2008, y antes del “Bolívar Fuerte “, la moneda tenía el nombre, puro y simple,” Bolívar “, que así se estipuló el 31 de marzo de 1879. Es decir, había una moneda estable que duró más de 100 años. Fue suficiente para que el socialismo entrara aquí, para que la moneda simplemente colapsara. Cito esto para continuar explicando a detalle lo que ha destruido la tiranía marxista venezolana, está destruyendo los bolsillos de la población. Primero, daré un ejemplo con el sistema de unidad internacional, que es algo con lo que todos lidiamos: todos sabemos que 1Km = 1000m (metros) En este ejemplo, la unidad es “m” (metro), y este sistema de unidad internacional se puede aplicar por cualquier cantidad, incluso para dinero, es muy posible que lo hayan visto en las redes sociales para definir el número de seguidores de una persona, siendo 50K en lugar de 50,000 y así… Siguiendo la línea de este ejemplo con “bolívares” bs, 1Kbs (un kilobolívar) = 1000b (bolívares). Cuando entró en vigor el “Bolívar Fuerte”, lo que se hizo en la moneda anterior (el Bolívar, “Bs”) fue pasar la coma tres espacios a la izquierda, es decir, cortar 3 ceros de la moneda anterior, y hacer un nuevo cono monetario en ese momento, era obvio que la moneda ya había perdido mucho valor (la devaluación de la nueva moneda, que resultó de la reducción en la producción del país, es evidente para todos). Luego, el 20 de agosto de 2018, entró en vigencia el “Bolívar Soberano”, y luego cortaron más ceros: 100,000Bsf (cien mil Bolívares Fuertes) se convirtieron en 1.00BsS (un Bolívar Soberano). En este segundo cambio monetario, ¡cortaron 5 ceros!

Si agregamos los dos cambios, ¡hubo un corte de 8 ceros en la moneda! Este es el verdadero desastre económico que la tiranía quiere ocultar simplemente moviendo la coma a la izquierda en la moneda (1BsS=100,000,000Bs).

Con el comercio y otras actividades inoperantes, las personas deambulan por las calles sin tener que hacer nada ni ganarse la vida.

Aquí la miseria es generalizada, evidente, notable. No hay suficiente dinero para nosotros, no se puede comprar nada con él, todos los días pierde valor y mucho más con la forma en que la tiranía  en el banco central venezolano imprime billetes. Esto último lo hace para pagar el gasto público que es demasiado alto para ser sustentado por la cantidad de bolívares que entran a las arcas del estado del país, como es típico del socialismo, gastar más de lo que tienen para hacernos miserables. Tiranos criminales.

Existe un control de cambio (cambio “fijo”), el estado domina las monedas extranjeras y se las da a quien quiera (o no, lo que quiera, como siempre sucede en las tiranías socialistas, en las que el estado controla todo bajo la falsa pretensión de que “ellos representan el pueblo”). Lo que hacen y hacen, de hecho, es que se han convertido exactamente en lo que dicen “pelear” u “odiar”: son los dueños, maestros, poseedores de absolutamente todo, incluso las conciencias individuales de las personas que aun creen en el statu quo de “PSUV vs Oposición”.

Está el “mercado negro de divisas”. Todos operan aquí, les toca, pero lo curioso, es que el precio del “dolar negro” es básicamente el mismo precio del “dolar oficial” el cual “vende” la tiranía con todo su sistema de controles con el que proporciona las monedas extranjeras en el país. Es como para al menos pensar que los que venden el dólar negro son ellos ¿o no? Para que también puedan obtener ingresos en Bolívares para ellos y sus secuaces, pero no necesariamente  para que puedan pagar el gasto público, eso no está en sus intereses y aun así sería un robo y no alcanzaría el dinero tampoco…

El dólar en este mercado cuesta alrededor de 26,000 BsS (en la nueva moneda). Si intercambiamos con la moneda antigua y original, ¡eso equivale a 2,600,000,000,000  de bolívares! (dos trillones seiscientos billardos) Este, caballeros, es el precio real de un dólar en Venezuela, un país que tiene todo para producir y crecer, que alguna vez fue un país rico, y hoy, gracias a la agenda marxista, la producción no favorece. Todo aquí se importa y claro, sun producción, no se genera trabajo, ni poder adquisitivo ni economía. Como resultado, estamos viviendo en una economía colapsada, llena de personas enfermas y muriendo por la escasez de todo.

El salario mínimo es de 65,000 BsS (bolívares soberanos), y en una economía que depende completamente del dólar, porque todo se importa aquí en Venezuela, que hoy no tiene un mercado interno ferreo, el poder de compra es miserable y no tiene un mercado que produzca, por supuesto que nuestra economía no puede competir con ninguna otra del extranjero.

No hay servicio de limpieza público. La basura y los escombros se acumulan por todos lados.

Cuando hacemos el intercambio, el salario mínimo resulta ser aproximadamente $ 2.50 (dos dólares y cincuenta centavos y mañana mismo será menos).

Entonces, la gente en Venezuela vive del mercado laboral informal, o de otra cosa con la cual obtener algo de dinero extranjero, lo cual debe hacerse de forma discreta, porque si alguna autoridad te ve con dólares, lo más seguro es que te los quite, ya que en Venezuela la policía y el ejército están compuestos por individuos que avalan la tragedia que vivimos, no tienen moral ni principios, son cómplices, criminales, roban y sostienen la situación de los penales, por ejemplo.

Algo que se experimentó notablemente al final de la “vida útil” del patrón monetario “Bolivar Fuerte” es que la escasez de efectivo en bolívares fue desmesurada y el estado perdió capacidad de imprimir billetes debido a no tener más material con qué hacerlo. Todos cuentan los días hasta cuando el banco central vuelva a no tener la materia prima para emitir billetes (como ya sucedió). Las personas en las fronteras usan mucho efectivo, evitando las transacciones bancarias porque están sujetas a un límite diario para transferencias digitales. Superado este límite, ¡el estado interviene en su cuenta! Con una moneda tan infravalorada como la nuestra, y una que está literalmente devaluándose todos los días, las personas prefieren realizar transacciones en efectivo para evitar problemas. Esto crea una escasez de dinero en físico en el interior del país, ya que incluso los bancos se han quedado sin dinero en efectivo anteriomente por lo ya mencionado. Por lo tanto, para obtenerlo, hay un “intercambio negro” de la moneda nacional. Hay personas que venden bolívares en efectivo al 200% en transferencias bancaria, es decir: si desea tener 1000BsS en billetes, debe pagarle al vendedor con una transferencia digital de 3000BsS para así obtener 1000BsS en efectivo. Y ese es sólo un pequeño ejemplo, porque 3000 BsS no son absolutamente nada y no compras en lo más mínimo.

Con todo esto, imagine vender un sacapuntas que cuesta 1000BsS y una persona quiere pagarle con billetes de 2BsS: ¡eso es 500 billetes de 2! Esto genera un gran volumen de papel. Por lo tanto, como las personas dejan de aceptar billetes pequeños, no se aceptan de 2, 5, 10, 20 ni de 50 BsS por el volumen que hacen. Dado que estos billetes son rechazados por la gente, es común que sean tirados a la basura o picados como papeles de fiesta en la calle. El dinero vale en función al trabajo que los respalde, no a las falacias que dicen los zurdópatas. Pueden ver en todas partes “dinero” en el piso. Esto no es, o no debería ser, un juguete o basura, aunque, el dinerr marxista siempre será basura, en realidad.

Ya no hay un servicio de saneamiento público, y como resultado, las aguas residuales se abren a lo largo de las calles y avenidas.

Otro problema muy serio aquí en Venezuela es el transporte. Dentro del país, el transporte es básicamente inexistente: no hay autobuses, sobre todo, los camiones terminan cumpliendo esta función, por iniciativa de las propias personas, que  aprovechan la situación. Esto es arriesgado, no hay condiciones seguras en estos transportes y estas prácticas se han perdido vidas.

Sin mencionar que incluso este transporte es ineficiente, intermitente y escaso. Hay mucha pereza en este sentido, los pasajes son muy caros, ahogan a la gente y con eso muchos han dejado de ir y venir de sus respectivas ciudades, a la capital Caracas para trabajar. Otros optan por quedarse en Caracas coon familiares o alquilando durante la semana para sobrevivir con la economía informal antes mencionada (porque si depende del salario mínimo, simplemente se muere de hambre). Es una realidad cotidiana bruta, ardua y simple. Los viernes, el transporte es aún más escaso de lo habitual, la gente regresa a sus hogares, y el existente se colapsa, ya sea en autobús o camión. Yo mismo, una oportunidad cuando estaba en un autobús en Caracas, en la avenida Bolívar, el autobús se detuvo, se accidentó todos tenían que bajar y caminar, sin importar cuán lejos estuvieran, el autobus tuvo que devolver el dinero de los pasajes. Otra parte del transporte, aquí en la capital, es el metro de Caracas: diariamente el sistema eléctrico falla, dejándolo sin operación y con pasajeros encerrados en los trenes. Esto provoca evacuaciones sucesivas de personas a través de los túneles y que las calles se congestiones de gente, lo que también es peligroso además de ser degradante vivir entre tanta desidia y abandono. Los trenes están totalmente deteriorados, en las estaciones de Orooatria y Las Adjuntas pueden apreciarse la inmensa cantidad de trenes fuera de funcionamiento, cementerio de chatarra, las escaleras mecánicas no funcionan es raro si alguna lo hace, los vagones y las personas apestan, hay vendedores ambulantes en todas partes, incluso en trenes llenos de gente, siempre se informan robos. ¡La policía, en lugar de tomarlos en cuenta, cobra  vacunas a los que perpetran estos actos! De los vendedores ambulantes, las agresiones y los robos salen al público. El servicio de metro está estatizado en su totalidad, rara vez cobran el servicio y el financiamiento estatal es miserable (si es que lo hay) los torniquetes para entrar y salir de la mayoría de las estaciones no funcionan y en esas raras veces que cobran el servicio los tickets que venden, los cuales siempre se acaban y dejan de cobrar el servicio inmediatamente, los rompen los funcionarios puestos en los torniquetes para recibirlos lo cual carece de total lógica… Hay filtraciones de agua en la estructura del metro, ruinoso ambiente (como en todo el país). En los trenes, el piso del tren es negro y sucio, esporádica limpieza, no hay aire acondicionado, son contados los vagones que no carecen de esto. Hay casos de muerte de personas mayores en vagones abarrotados, así como de jóvenes que sufren ataques de asfixia, desmayos. Mujeres embarazadas hurtan o simulan “robos” fictícios, que han sido robadas para así engañar a la gente y robar a sus víctimas.

Tampoco hay mantenimiento de las calles y avenidas en ruinas.

El problema con la luz no es solamente en la capital la capital, el problema energético está en todo el país, como lo es con el suministro de agua. Nadie sabe cuándo se detienen estos servicios y si se detienen, cuándo reiniciarán nuevamente. En varias áreas del país informan que el servicio público de agua solo trae agua sucia y fangosa a los sumideros. Valencia, en el estado Carabobo, es una de esas áreas, pero la tiranía lo niega.

Gran parte de la población ha optado por obtener alimentos y buscar satisfacer sus propias necesidades por los altos costos y la escasez de formas rudimentarias, por todas las cosas que el mercado no puede abastecer gracias a las medidas económicas de la tiranía marxista, que afirma sustentar estas necesidades.

Cuando  la electricidad se ausenta durante largos períodos, las personas tienen que cocinar con leña si no tienen gas, este servicio también escasea. Las personas con cocinas eléctricas son las más afectadas por esto: hemos tenido apagones de 4 o 3 días en los últimos meses. Ocurren simultáneamente y en todo el país.

Desde hace unos 8 meses, la luz es intermitente en todo el país. Todos los días, el sistema eléctrico falla repetidamente, fluctúa sin control: se produce una pérdida excesiva de electrodomésticos, se producen casos de personas asesinadas en hospitales porque estaban conectadas a una máquina que los mantenía con vida, como recién nacidos prematuros, ancianos, enfermos, etc. Esto, además de todos aquellos que ya han muerto de hambre y falta de medicamentos, por supuesto, todas estas cosas son las consecuencias de una sola cosa: ¡SOCIALISMO!

Afortunadamente, en Brasil, Lula está en una cárcel, donde personas como él (y todo marxista) deberían quedarse para siempre. ¡No tengas miedo de cuidar a Brasil, este bello lugar, hermoso, gran país!

¡Muerte al marxismo,  y todo lo que engendró! ¡La salida para el progreso siempre ha estado, está y estará a la derecha!

Últimos posts por Don Augusto Pinochet (exibir todos)

1 Comentário

Sua participação é muito importante para nós do Vida Destra. Participe, comente e interaja!